miércoles, 7 de septiembre de 2016

El iPhone 7 en estéreo pero sin conexión para auriculares

iPhone 7 Plus incorpora doble cámara: una gran angular y otra teleobjetivo.
Cuando Steve Jobs presentó el primer iPhone lo hizo vinculando sus prestaciones a la gran idea que en su momento fue el reproductor de música iPod. Un pequeño dispositivo que ponía miles de canciones en el bolsillo con una facilidad de manejo hasta entonces impensable. Lógicamente, el dispositivo ampliaba funcionalidades y se convertía en un gestor de aplicaciones pero siempre con un cierto aprecio por lo musical. Hasta ahora la evolución del reproductor MP3 de Apple ha ido paralela aunque más modestamente a la del smartphone. Incluso los últimos modelos de iPod Touch permiten realizar prácticamente cualquier función del iPhone menos la de una llamada de teléfono convencional. Todo ello en un cuerpo aún más delgado y, a veces, con una mayor autonomía de batería. Ligado a esta realidad resultaba patente la necesidad de una entrada estándar de auriculares o a cualquier otro dispositivo de sonido. Al mismo tiempo, Apple ha ido recortando estándares en cuanto a teclas, botones, SIM, etc., pero hasta ahora no se había atrevido a tocar la toma de sonido, conscientes posiblemente de que ése fue el germen del gran dispositivo que es hoy su buque insignia en ventas.

No sé si Steve Jobs en vida, poco dado al romanticismo, hubiera permitido siquiera plantearse suprimir este tipo de conexión pese a todo. Lo cierto es que Tim Cook sí ha dado el paso. Y eso a pesar de que la presentación estuvo plagada del típico envoltorio musical con el que suele aderezar Apple a estos fastos: preludio junto James Corden haciendo ‘Carpool’ karaoke en su coche junto al cantante Pharrell Williams, y broche final con show de la peculiar cantante SIA y la bailarina precoz Maddie Ziegler en directo. Ahora la música y el sonido del iPhone 7 viajará por el omnipotente puerto lightning, y también por el aire, por obra y gracia de los nuevos auriculares sin cable AirPods con funda cargador. Un modelo ciertamente rompedor en cuanto a diseño aunque similar a uno disponible hace ya algunos años. Además, se antoja un accesorio destinado al extravío masivo.
Los dos tamaños de iPhone 7 y Plus.

En definitiva, Apple sigue apostado por el mismo formato de smartphone y smartwatch aunque con ligeras variaciones como la resistencia al agua y al polvo. Ya que tanto el iPhone 7 y el iPhone 7 Plus adoptan un diseño en una sola pieza de aluminio estanca que deja atrás las anti-estéticas juntas de la serie 6. Como es habitual en cada nueva generación, los nuevos modelos aportan avanzados sistemas de cámara así como una mejor gestión de la batería y un mayor rendimiento debido en buena medida al procesador A10 Fusion. Del mismo modo, se suponen importantes avances en sonido al ofrecer por fin funcionalidad estéreo así como en acabados de mayor pulido que algunos usuarios demandaban desde hace tiempo.

El iPhone 7 incorpora una cámara de 12 megapíxeles incluye estabilización óptica de imagen y una apertura más grande de ƒ/1,8 así como un objetivo de seis elementos capaz de captar una amplia gama cromática lo que redunda en colores más vivos y definidos. El iPhone 7 Plus incluye la misma cámara de 12 megapíxeles con gran angular, y además otra también de la misma resolución con teleobjetivo. Ambas cámaras se combinan para ofrecer un zoom óptico 2x y digital de hasta 10x.

Las nuevas cámaras cuentan con un procesador de señal que realiza más de 100.000 millones de operaciones en cada foto en tan solo 25 milisegundos. Por su parte, la cámara delantera FaceTime HD de 7 megapíxeles cuenta con amplia gama cromática y estabilización automática de imagen. Además, el flash True Tone de cuatro LEDs es más brillante e incorpora con un sensor que detecta el parpadeo de las luces y lo compensa en las capturas.

El chip A10 Fusion es un procesador muy potente con una CPU de cuatro núcleos: dos de alto rendimiento y dos de alta eficiencia que son capaces de funcionar con solo una quinta parte de la energía de los dos primeros. El rendimiento gráfico es más potente con la mitad de energía para ofrecer mejor servicio en videojuegos como los anunciados a bombo y platillo Super Mario Bros y Pokemon Go.
AirPods con funda cargador.

Por primera vez los iPhone equipan altavoces estéreo para ofrecer más volumen cuando se utilizan sin accesorios para escuchar música o en modo manos libres. Ambos modelos siguen incluyendo los cascos EarPods que ahora vienen con conector lightning, además de un adaptador para toma de auriculares estándar de 3,5 mm.

Los cascos inalámbricos AirPods llevan el chip W1 para una comunicación más eficiente, con gran potencia sonora, y autonomía de unas cinco horas. Son compatibles con el asistente Siri al que se accede con un par de toques.

Los iPhone 7 tienen un diseño con acabado en plata, oro y oro rosa, además de dos acabados en negro, uno con apariencia mate anodizada y otro brillante. Precisamente este último quizá sea el más llamativo gracias a un proceso de nueve pasos de anodización y pulido que permite obtener un acabado uniforme de alto brillo.

Tanto el iPhone 7 como el Plus están disponibles en modelos de 32, 128 y 256 Gigas a partir de 769 euros, mientras que el negro brillante sólo lo estará en versión 128 y 256 Gigas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada